Castellar Editores

La trastienda de la corrupción

15,00

Sanidad, los políticos y la industria farmacéutica.

Esta historia la cuenta, Dª Ana, una médico de familia de 63 años. Para que nos vamos a engañar los médicos y se niega a desdoblar géneros: os/as, ya que dice: «son gilipolleces de políticos descerebrados que no tienen nada mejor que hacer».

Los buenos médicos de cabecera te acunan cuando naces, te consuelan en tus momentos difíciles y cuando la de la guadaña viene, la despistan para que sigas con nosotros el máximo tiempo posible. Lo de Dª Ana es un mote porque todo el mundo hasta los «peques de su consulta» la llaman así.

Todo esto sería normal. Si no fuera porque esta médica está un poco «majareta» y habla con su subconsciente. Su lado bueno, el derecho un ángel bonachón de primera reencarnación que le dicta cordura y paciencia para no revelarse contra los malos del sistema sanitario-político e industria farmacéutica, corrupto total, para que engañarnos. Y su lado izquierdo del subconsciente donde vive un diablillo llamado Ronaldo, con 17 reencarnaciones a sus espaldas que le insta a sacar a la luz, los dimes y diretes del mundo entre bambalinas de la sanidad actual en Andalucía, la que ella conoce… una verdadera comida de negros.

– ¿Sanidad mejorada y para todos?
-Será para tu tía, la de Huelva, nene. Para los pobres mortales que habitamos en Andalucía huele a corrupción; pacientes con listas de espera de años luz que tienen que irse a «médicos privados». Enfermos que esperan en los pasillos de los hospitales que se les atienda mientras mueren. Acompañantes de enfermos sin un sillón digno para dormir, del año «Chinchimpun». Y mil y una preguntas de ¿por qué, si he pagado toda mi vida un seguro?

En clave de humor, Dª Ana, nos intenta enseñar cómo funcionan algunos médicos y muchos políticos bien embadurnados por las potentes empresas farmacéuticas, que pierden su dignidad y venden a sus pacientes como moneda de cambio para satisfacer sus ansias de poder y quedarse sentados en sus poltronas.

¿Por qué nos lo cuenta ahora a los 63 años? Porque Dª Ana y Ronaldo, la parte menos mala de su subconsciente están hasta el moño de tanto despilfarro y de que jueguen con sus pacientes como si fueran marionetas. O simplemente porque ahora que no tiene nada mejor que hacer ni que perder, se va a dedicar a escribir de esto que apesta, y se llama sanidad Andaluza.

¡Ale!, si quieres saber que están haciendo en la trastienda y en la consulta de tu médico, léelo y recapacita…Y Erase que se era… esto no es un cuento.

Categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top